sábado, 9 de junio de 2018

Edimburgo

Edimburgo nos recibió con una explosión primaveral y una temperatura estupenda. Llegamos con ganas de patearnos la ciudad y probar sus miles de cervezas. Ya sabíamos que no iba a ser un viaje muy gastronómico, ¡pero oye! que tampoco comimos mal del todo. Alojamiento, restaurantes, pubs y una pequeña muestra de lo que te encontrarás en esta preciosa ciudad.


Dónde alojarte

Encontramos este precioso apartamento en la zona de Easter Road (a unos 20 minutos caminando del centro) a través de Airbnb. El apartamento es realmente magnífico y con mil detalles que lo hacen único. 
El chekin es muy cómodo. Llegas a partir de las 15:00, te dan un código que introduces en una cajita en la entrada y ahí se encuentran las llaves. Todo está limpísimo e incluye desayuno (tres tipos de cereales, café, té y leche vegetal). ¡La cama es muy cómoda, envolvente y te costará la vida salir de ella! 
Ellie y Scott están muy pendientes de todo antes y durante la estancia y contestan muy rápido a cualquier duda o problema que te pueda surgir.
Está ubicado en un barrio residencial con restaurantes, pubs y un entorno tranquilo y acogedor. El recorrido para llegar al centro es muy relajante y tiene unas estupendas buenas vistas de la ciudad.









Dónde desayunar

Clarinda's Tea Room (Royal Mile)
Para desayunar, tomar un brunch o el té de la tarde, este concurrido local te trasladará a otra época con su decoración, su vajilla y sus estupendas tartas. Muy turístico pero merece la pena.


Clarinda's Tea Room


Clarinda's Tea Room


Clarinda's Tea Room


Clarinda's Tea Room


Papii (Hanover Street) 

Da camino a visitar Dean Village paramos a desayunar es este colorido y alegre bar. Siempre está llenísimo, pero si tienes un poco de paciencia podrás degustar sus deliciosos huevos benenedict con bacon, salmón o espinacas.
Aprox. 15 £ para dos personas


Papii


Century General Store & Cafe (barrio Easter Road)

Local perfecto para desayunar. Sus desayunos te darán energía para aguantar un día intenso de turismo. Los camareros son majísimos y cuenta con una terracita perfecta para esos días que asoma el tímido sol (al contrario que en España tomar algo en una terraza es más barato! jajaja).
Aprox. 16 £ para dos personas


Century General Store & Cafe


Dónde comer y/o cenar

Howies Victoria (Victoria Street)
En esta preciosa calle se encuentra este restaurante con menú del día y comida típica escocesa. Muy correctos los haggies (había que probarlos aunque no sean el mejor manjar del mundo), los mejillones al vapor riquísimos y el pescado del día (merluza) estaba excelente. Para rematar la comida pedimos un brownie de chocolate y jengibre con helado de carrot cake y el sticky toffee pudding que ambos estaban impresionantes. El menú NO incluye bebida ni postres y se sube un poco de precio, pero lo recomiendo para degustar la comida típica de la zona.

Aprox. 38 £ para dos personas


Howies Victoria 


Polentoni (barrio Easter Road)
En una calle paralela a nuestro alojamiento encontramos este sencillo pero estupendo local italiano.
Aprox. 18/20 £ para dos personas




Brewdog (Old Town, C/Cowgate)

Cervezas artesanas, buena música y deliciosas pizzas! Cuentan con su propia cerveza que está realmente deliciosa.
Aprox. 20 £ para dos personas


Brewdog


Wings (Old Fishmarket Close)

Pintoresco bar lleno de carteles y detalles de películas y series. En la zona de abajo cuentan con videojuegos clásicos para jugar mientras te pringas las manos con sus alitas. También tienen una zona exterior con bancos perfecta para no morir asfixiado con sus miles de aromas. Nosotros nos decantamos por degustarlas fuera y reconozco que las alitas estaban muy buenas pero la salsa.... me echaba para atrás solo con su olor. No deja de ser un sitio curioso para tomarse algo.


Wings


The Holyrood 9A (Holyrood Road)

Buenas hamburguesas y ambiente muy juvenil. Los camareros son muy agradables.
Aprox. 24 £ para dos personas 


The Holyrood 9A




























Dó 

Dónde tomar algo 

The Banshee Labyrinth (Niddry Street)
Pub subterráneo con diferentes salas interconectadas entre sí. Cuenta con una sala de cine gratuita donde puedes ver una corta pero terrorífica cartelera. Curioso y obligatorio!


The Banshee Labyrinth


The Halfway House (Fleshmarket Close)
Pequeño y acogedor local para degustar buenas pintas.


The Halfway House


Oz Bar (Candlemaker Row)
Encontrar mesa en este local es misión imposible, así que sin ninguna vergüenza pide compartir mesa.

Victoria Bar (Leith Walk)
Pub con música en directo, perfecto para tomar una cerveza por la zona del alojamiento. 


Qué ver

Perfecto tour para conocer las peculiaridades e historias más macabras de esta tenebrosa ciudad y de sus numerosos y oscuros cementerios. Fantástico y entusiasta nuestro guía, un bilbaíno apasionado de la historia de Edimburgo.
En este tipo de tours, tú valoras su calidad y al final del mismo entregas el importe que consideres que ha valido la visita guiada.

Por último os dejo algunas fotos para que comprobéis lo que os perdéis si no visitáis esta ciudad. Una ciudad oscura pero a la vez majestuosa y llena de energía. 


Royal Mile


Catedral Saint Giles


Catedral Saint Giles


Castillo de Edimburgo


Castillo Edimburgo


Vistas Castillo


Castillo Edimburgo


Castillo Edimburgo


Castillo Edimburgo


Castillo Edimburgo


Victoria Street


Old Calton Burial Ground


New Calton Burial Ground


Canongate Kirk 


White Horse Close


Dean Cementery


Dean Cementery


Dean Village


Dean Village


Dean Village


Spring


Spring



martes, 27 de marzo de 2018

Bélgica (Bruselas & Brujas)

Viajar con amigos siempre es un placer y si dos de ellos viven en Bruselas, te aseguras conocer los mejores rincones culturales, gastronómicos y cerveceros de esta gran ciudad. 


BRUJAS

Nuestra ruta comenzó en Brujas, una ciudad con mucho encanto y .... ¡muchísimo turista!. Con un tiempo espléndido recorrimos sus calles y observamos imágenes tan bonitas como éstas. 





















BRUSELAS

Por la noche, ya en Bruselas, fuimos a por unas cervezas y un poco de comida basura, pero de esa que se come con gusto. Fuimos caminando hasta la Place Jourdan, una plaza con bastante locales y ambiente (aunque actualmente se encuentra en obras). Primero vas a por tu comida al puesto de Maison Antoine (pedir las patatas y la Vicky Burguer que están espectaculares!) que se encuentra en la misma plaza y luego vas a comértelo a cualquier local de alrededor. Nosotros fuimos a la cervecería Chez Bernard.

Patatas, hamburguesas, salchichas... de Maison Antoine
y Cervezas en Chez Bernard


Terminamos la noche en la Cervecería L´Ultime Atome donde encontrarás una variada y extensa carta de cervezas, además de un ambientazo increíble.


Tras una "larga noche de descanso", emprendimos nuestra visita por Bruselas. Un día intenso cargado de cultura y gastronomia.

Comenzamos el tardío día con un buen brunch. Fuimos al Le Pain Quotidien, una cadena belga que te permite comer más ligero y saludable. Sus productos son ecológicos y los platos se llenan de mil colores y sabores! (también se encuentra en Madrid y Barcelona).


Le Pain Quotidien


Ya con nuestros estómagos saciados y con un poco más de energía, comenzamos nuestra ruta turística. Que maravilla hacer turismo sin dejarte los ojos en el plano de la ciudad. Así que nos dejamos llevar y disfrutamos admirando esta majestuosa ciudad y de las magníficas explicaciones de nuestros anfitriones.


Palacio del Cincuentenario


Museo de Instrumentos Musicales


Mirador Mont des Arts 


Grand Place


Grand Place


Manneken Pis





Iglesia de Santa Catalina


Iglesia de Santa Catalina


Podrás disfrutar también de su arte callejero escondido por cualquier rincón y es que Bruselas es la cuna del cómic y si además eres muy fanático, te puedes acercar al Museo del Cómic.

Arte callejero


Visita obligada es la Cervecería Delirium. Aunque sea muy turística, el sitio es chulísimo.

Cervecería Delirium


Otro alto en el camino para recuperarse un poco del frío y no morir de deshidratación. El elegido fue el Via Via, un local que además de cervezas y aperitivos, cuentan con numerosos juegos de mesa. El interior es súper cálido pero se llena rápidamente y nos tuvimos que contentar con un sitio en la parte de fuera que no era muy fría pero al final te quedabas destemplado. 

Croquer Monsieur y cerveza en Via Via


No puede faltar una parada para un gofre, si podéis cogerlos en los carritos que encontréis por las calles o parques ya que los de los locales del centro dejan bastante que desear.

Gofre con fresas y chocolate


Llega la hora de cenar y toca probar los platos típicos belgas. Nuestros amigos nos levan a Le Pre Sale, un restaurante con mucho encanto, una camarera requetemaja y una larguísima carta. La decisión es difícil, pero finalmente nos dejamos aconsejar y pedimos los platos que nos recomiendan. Los mejillones al natural fueron lo mejor de la noche, frescos y sabrosos. El pescado (solé meuniére) se deshacía en la boca al igual que la carne guisada (carbonnade). Sin duda, todos los platos nos dejaron con un buen sabor de boca. 

Restaurante Le Pre Sale


Último día y toca comprar las cositas para llevarnos a casa. Nos acercamos al centro a degustar y comprar chocolate. La primera parada es para la Chocolatería Marcolini. Dicen que tienen el mejor chocolate de la ciudad y no sé si será verdad, pero sin duda es delicioso, suave, aromático y con ganas de hincar el diente al siguiente trozo. 

Chocolatería Marcolini


También nos pasamos por la Chocolatería Neuhaus para comprar unos bombones con un precio un poco más asequible.

Chocolaterías Neuhaus


Como buenos españoles, una cervecita antes de comer en Zebra Bar (plaza Saint-Géry), con una terraza colorida y que con ese solazo que hemos disfrutado todo el viaje, nos llenó de energía y buen rollo.

Zebra Bar


Terminamos nuestra ruta gastronómica en la La Maison des Crepes. Un restaurante que hace todas sus crepes con harina de trigo sarraceno por lo que es apto para celíacos. Las crepes saladas estaban muy ricas, la de pollo, con tomate, mozarella y albahaca está deliciosa. Compartí con mi pareja la crepe y unos espaguetis boloñesa que estaban también estupendos.

La Maison del Crepes


Hemos pasado frío, hemos reído, comido, bailado e incluso engordado y lo mejor, todo a vuestro lado!


¡¡¡Os quiero!!!